TELEFONOS DE CONTACTO
022 247 548 / 0995 180 337
HORARIOS
Lunes a Viernes

Centro Oftalmológico

 

Flotadores o Moscos Volantes

Las miodesopsias o moscas volantes son pequeñas «telarañas» o partículas que flotan en su campo de visión. Son pequeños, oscuras formas que se pueden ver como manchas, como hebras, o líneas onduladas. Se mueven con el movimiento de tus ojos y parecen flotar delante del paciente al intentar mirarlas directamente. Siguen los movimientos del ojo con precisión, y por lo general derivan cuando los ojos dejan de moverse.

 

En la mayoría de los casos, los flotadores son parte del proceso natural de envejecimiento y simplemente es considerado en oftalmología como una molestia. Ellos pueden ser una distracción en un principio, pero con el tiempo tienden a «instalarse» en la parte inferior del ojo, cada vez menos molestos. Suelen establecerse por debajo de la línea de visión si no desaparece por completo. La mayoría de la gente tiene flotadores y aprende a ignorarlos, generalmente no se notan hasta que se convierten en numerosos o más prominentes. Los flotadores pueden hacerse visibles al mirar algo brillante, como el papel blanco o el cielo azul.

Humor  Vítreo

Las moscas volantes se producen cuando el humor vítreo, una sustancia gelatinosa que llena el 80 por ciento de los ojos y le ayuda a mantener una forma redonda, poco a poco se reduce con el paso del tiempo. El vítreo se encoge, y pierde sus características físicas y se vuelve fibroso, las fibras pueden arrojar sombras diminutas en la retina. Estos son los flotadores.

 

Los flotadores son más propensos a desarrollarse a medida que envejecemos y son más comunes en personas que son miopes, tienen diabetes, o que han tenido una operación de cataratas o han sufrido algún golpe.

 

Síntomas

A veces, una sección de la tira de las fibras vítreas queda fuertemente adherida a la retina, y en vez de despegase progresivamente y poco a poco, lo hace de forma súbita provocando que nuevos flotadores  aparezcan de repente.

 

Esto se llama un desprendimiento de vítreo, que en la mayoría de los casos no es amenaza para la vista y no requiere tratamiento. Sin embargo, un aumento súbito en las manchas, posiblemente acompañado de destellos de luz (llamados también fosfenos) y la pérdida de visión parcial, podría indicar un desprendimiento de retina.

Un desprendimiento de retina se produce cuando cualquier parte de la retina,  tejidos sensibles a la luz, se despega de su posición normal en la pared posterior del ojo. Un desprendimiento de retina es una lesión grave y debe ser siempre considerado una emergencia. Si no es tratada, puede conducir a la deficiencia visual permanente dentro de dos o tres días o incluso la ceguera.

 

Los que experimentan un aumento súbito en las manchas, destellos de luz en la visión periférica, o una pérdida de la visión periférica deben acudir al oftalmólogo lo más pronto posible. En casos donde los flotadores pueden ser tan densos y numerosos que afectan significativamente la visión. En estos casos, una Vitrectomía, procedimiento quirúrgico, puede ser recomendada.

 

La Vitrectomía quita el gel vítreo, junto con sus desechos, flotantes en el ojo. El humor vítreo es reemplazado por una solución salina. Debido a que el vítreo es principalmente agua, el paciente no nota ningún cambio entre la solución  salina y el humor vítreo original. Esta operación conlleva riesgos importantes para la vista a causa de las posibles complicaciones, que incluyen el desprendimiento de retina, desgarros de la retina y cataratas. La mayoría de los cirujanos del ojo son reacios a recomendar este tipo de cirugía a menos que las moscas volantes interfieren gravemente con la visión.

DESEA SABER DE NOSOTROS O SOLICITAR UNA CITA?

Requiere ayuda? Contáctenos. whatsapp